Muchos de nosotros, pensábamos que teníamos controlada nuestra forma de beber o que nadie se daba cuenta de lo desordenada que teníamos nuestra vida. Siempre pensamos que no éramos como los demás, hasta que aprendimos la verdad acerca de la enfermedad del alcoholismo y la necesidad de mantenernos sobrios, sin tomar una sola gota de alcohol.

Muchas personas han dejado de beber en Alcohólicos Anónimos esta cifra incluye muchas clases diferentes de personas, desde adolescentes hasta octogenarios. Se ve claramente que Alcohólicos Anónimos ha sido capaz de ayudar a mujeres, hombres, personas de edad avanzada, jóvenes, ricos, pobres, intelectuales, etc.

La lista de preguntas que aparece a continuación puede ayudarle a descubrir si tiene problemas con su manera de beber.

Existen diferentes tipos de bebedores, cual de ellos considera que es usted?

Alcohólicos Anónimos para la mujer

El consumo de alcohol en la mujer generalmente se niega y oculta, aunque ahora hay mayor libertad en las normas de consumo en la mujer, especialmente en adultas jóvenes. No se concibe la idea de ser alcohólica porque el alcoholismo está estigmatizado. Cuando a una mujer le preguntan si bebe alcohol, se enfrenta al tabú y a las expectativas sociales que están a su alrededor de ser respetable e íntegra; sin embargo, la enfermedad del alcoholismo afecta sin importar quién seas, a qué te dediques o cuánto tengas en la vida.

Alcohólico, Alcohólica –según la definición de Marty Mann- es “alguien a quien la bebida causa un continuo problema en cualquier aspecto de su vida” y que sufre una enfermedad para la cual no se conoce cura alguna, es decir, no hay curación en el sentido de que él o ella puedan ser capaces de beber moderadamente, como lo hace un no-alcohólico por un periodo determinado de tiempo.

Alcoholismo es una palabra difícil de entender. Sin embargo nadie es demasiado joven (o viejo) para tener problemas con la bebida. El alcoholismo es una enfermedad que puede contraer cualquiera. Joven, viejo, rico, pobre, negro, blanco... y no importa cuánto tiempo lleves bebiendo o lo que hayas bebido. No es el sabor de las bebidas lo que nos causa problemas, sino el efecto del alcohol. No importa que se beba mucho o poco, lo importante es cómo te afecta en tu vida y en la de quienes te rodean.

El alcoholismo ha sido considerado como una enfermedad incurable, progresiva y mortal por la Asociación de Médicos de los EE.UU. (American Medical Association); igualmente la Organización Mundial de la Salud, lo determina como una enfermedad y lo precisa como “...toda forma de embriaguez que excede el consumo alimenticio tradicional y corriente o que (...) sobrepasa los linderos de costumbres sociales...” Enfermedad que afecta no sólo al adicto sino también la vida de todo aquel que se encuentre a su alrededor.