Hace casi 17 años tome una decisión... quizá la decisión más importante en mi vida...Mi vida se había vuelto un infierno ...una muerte en vida yo creo...tan solo faltaba que me pongan el epitafio que diga: aquí yace Anibal...

Si así es, era un infierno del que no podía salir... pensé que ya solo me quedaba la muerte, pero sin embargo un amigo me dio la buena nueva... me contó que si yo quería podía cambiar mi vida... nunca había hecho caso a nadie... le creí a medias, pensé que era una broma, sin embargo, ese día llegué con él a mi primera reunión de Alcohólicos Anónimos.

Quede asombrado había otra gente con mi mismo problema... solo que ellos habían tenido el valor de enfrentar sus demonios y terminar con una larga vida de desventuras, algunas peores que la mía y otras no tanto...sin embargo me gusto escuchar sus historias, sus luchas diarias , si, por que me dijeron que no iba a ser fácil...esa misma noche salí convencido de que tenía que tomar una decisión... 

Entre la niebla todavía de mis días lúgubres bajo la influencia del alcohol empecé a ir al grupo...había admitido muchas veces antes de llegar al grupo que tenía problemas por el alcohol... sin embargo era muy superficial, muy de dientes para afuera...

Tuve que aceptar de corazón desde lo más profundo de mi alma que yo era un alcohólico... que el alcohol me había ganado, que se había convertido en mi dueño y señor... que hacia lo que le daba la gana conmigo... poco a poco empecé a ver la luz al final del túnel... se había convertido en una meta, cambiar mi vida... esa vida a la que había arrastrado a toda mi familia destruyendo sus sueños, marcando sus vidas con mis peores metidas de pata... había tocado un fondo... y eso me ayudo en mi aceptación, una aceptación que me catapultaría a una nueva dimensión...

Tenía ganas de vivir !!!!... nació una nueva fe que mantenía viva la esperanza de que un día iba a ser una persona nueva, con otra manera de vivir, no como siempre había vivido...a mi manera... al principio fue difícil pase malos momentos en los que varias veces quise rendirme... gracias a Dios pude superar todos los obstáculos que tuve, claro está con la ayuda de mis padrinos, mis hermanos del grupo, mi familia... ah... esa familia que nunca perdió las esperanzas en que yo cambiaría... 

Con la ayuda de Dios y Alcohólicos Anónimos hoy después de casi 17 años puedo decir que ya no tomo, que ya no tengo esa obsesión por el alcohol... hoy soy una persona más en este mundo, una persona agradecida que puedo ver en la cara de un nuevo hermano que llega al grupo, esa luz de esperanza en nuestro programa... hoy puedo ver la sonrisa de mis padres... a mis hijos... la dulzura de la mirada de mis nietas... ah !!!!... cuantas cosas me perdí por el alcohol, pero sin embargo hoy si puedo decir no !!! no al alcohol solo por este dia más.

Este sábado 4 de agosto de 2018 estaré festejando mis 17 años de sobriedad con una reunión abierta... la reunión será en la Plaza Colon en la casa pastoral del Hospicio a las 4 de la tarde... estaré muy contento si me acompañas en ese día tan especial para mí...

...me llamo Aníbal y sigo siendo un alcohólico.